Desnacionalización

Elizabeth Puig cuestiona radicalización de discursos y actuaciones en tema de nacionalidad

En su artículo “¿A qué están apostando?”, publicado en el diario digital Acento.com.do, llama a fortalecer un Estado de Derecho en el que todos los actores sean respetados, sin apelar al patriotismo ciego.  Reproducimos integro el escrito de la Puig, directora de la Fundación Abriendo Camino.

Elizabeth Puig

Elizabeth Puig, presidenta de la Fundación Abriendo Camino │Articulista Acento.com.do

¿A qué están apostando?

Escrito por Elizabeth Puig │Publicado por Acento.com.do

http://acento.com.do/2014/opinion/8177104-a-que-estan-apostando/ 

Este viaje podría haber pasado sin pena ni gloria pero parece que esta humilde mujer asusta, inquieta; su comparecencia al foro internacional ha sido magnificada como si su testimonio fuera de vida o muerte para el futuro de la nación. Juliana tiene todavía cuatro hijos que no tienen patria y es solidaria con sus compañeros desnacionalizados. Demuestra, a través de sus actos, tener más compasión hacia sus hermanos de lucha que determinados prelados.

Hacer lo que nunca se ha hecho… lo estamos logrando con el cierre, a petición del gobierno dominicano, de la oficina del ACNUR en nuestro país y con la solicitud de que su representante, Gonzalo Vargas Llosa, sea declarado persona non grata en la República dominicana, sacado como un malhechor.

Lo que parecía hace todavía unos días un chiste de mal gusto se ha traducido en los hechos en una real y arrogante petición de parte de nuestras máximas autoridades. En vez de enmendar por sus actos la extremista resolución de la Cámara de Diputados que condenaba la alegada campaña internacional que procura acusar al Estado dominicano como propiciador de apatridia, ni esperaron la instalación del nuevo canciller para afilar, desde Palacio, sus cañones hacia el ACNUR. No oyeron tampoco la voz de Flor Rojas, directora del Consejo Nacional de Migración, quien estimó que el Estado dominicano  tiene que jugar su rol, dar a conocer y defender el trabajo que hace para implementar una verdadera política migratoria y respetar los acuerdos internacionales sobre esos casos.

Lo único que uno se puede preguntar es cuáles son los vínculos insólitos que arrastran los sucesivos gobiernos del PLD y los atan a las fuerzas de la caverna que han arremetido de manera unánime y coordinada en contra del funcionario internacional tratando siempre de enredar, confundir y mezclar problemas reales, por cierto agobiantes, que norman nuestra relación con el vecino país.

En vez de deshilachar nuestras difíciles relaciones con sutilidad e inteligencia emocional, separando el grano de la paja, procurando aunar esfuerzos en este sentido las medidas que impulsa el sector pretendidamente nacionalista, parece ser parte de un plan para envenenar los hechos, enchinchar hasta más no poder y trastornar la realidad a fin de provocar  explosiones peligrosas como lo demuestra el trato dado a la información del asesinato de un vendedor de chicharrones por la Policía.

¿Qué se puede esperar de un país donde el cardenal llama “canalla” a un defensor de los derechos humanos cuyas oficinas forman parte del Sistema de las Naciones Unidas y olvida que la compasión es el punto de partida de la solidaridad? ¿A que apuestan los sectores más derechistas con una radicalización de su verbo y de sus actuaciones?

Es tan fácil confundir a nuestra gente amalgamando temas como migración, nacionalidad, naturalización, apatridia, ilegalidad, racismo o apartheid, apelando al patriotismo ciego y no a la necesidad de construir un Estado de Derecho respetado por todos los actores.

Lo que está claro es que después de tres años de batallas jurídicas, a pesar de ser portadora de un pasaporte dominicano, Juliana Deguis no tiene los mismos derechos que cualquier otro ciudadano dominicano. El tinglado organizado por las fuerzas “nacionalistas” y mediáticas la acosa y la convierte en una ciudadana de segunda categoría con derechos limitados. Juliana, con su pasaporte nuevo, no tiene derecho a viajar donde ella quiera. Es una “traidora a la dominicanidad” por haber respondido a la invitación de asistir a una conferencia sobre apatridia organizada por las Naciones Unidas en Holanda.

Este viaje podría haber pasado sin pena ni gloria pero parece que esta humilde mujer asusta, inquieta; su comparecencia al foro internacional ha sido magnificada como si su testimonio fuera de vida o muerte para el futuro de la nación. Juliana tiene todavía cuatro hijos que no tienen patria y es solidaria con sus compañeros desnacionalizados. Demuestra, a través de sus actos, tener más compasión hacia sus hermanos de lucha que determinados prelados.

No podemos jugar con el odio y las emociones de determinados sectores interesados. ¿Existiría acaso el temor de que surja un liderazgo semejante al de Sonia Pierre?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s